BannerFans.com
BannerFans.com
BannerFans.com

En los artículos anteriores hemos explicado como se realizan los diferentes bajos de línea y los montajes de diferentes tipos de plomos. Si hemos hecho bien los montajes y los nudos, podemos tener la plena confianza de que no perderemos ninguna carpa por esta razón. Ya sabemos como podemos obtener mayor numero de picadas positivas y peces correctamente enganchados del labio, ahora es necesario poner la maquinaria en marcha para poder sacar el pez del agua. Las tres partes que forman esta maquinaria son el hilo, la caña y el carrete. Cada uno desempeña una función especifica, pero al mismo tiempo están estrechamente unidos uno al otro. Para un resultado optimo es conveniente utilizar el mejor material, pero no obstante las deficiencias de una de las partes se puede compensar con las otras. A continuación os vamos a explicar estos tres componentes para que podáis haceros una idea de lo que mas os conviene utilizar.

EL HILO :

Para poder pescar grandes carpas debemos de utilizar hilos específicos que sean capaces de soportar la fuerza de estos peces, pero además hay que tomar en cuenta otros factores que explicaremos a continuación. En esta modalidad de pesca se utilizan dos tipos de hilo, el monofilamento y el hilo trenzado. Según las características del lugar donde nos encontremos pescando será conveniente utilizar uno u otro.

El monofilamento

Los hilos mas frecuentemente utilizados tienen un grosor entre 28mm y 35 mm, con una resistencia entre los 8 y los 11 kilos. No debemos de obsesionarnos excesivamente con la resistencia, porque en aguas con pocos obstáculos podríamos incluso con paciencia pescar peces de mas de diez kilos con hilo de 20mm y 5 kilos de resistencia. Hay otros factores muy importantes como la resistencia al roce a los que hay que prestar atención, las nuevas generaciones de hilo están hechas de materiales mas resistentes que los hilos tradicionales. Si no se dispone de este tipo de hilo podemos comprar liquido antiroce, este se aplica sobre la bobina y cubre el hilo de una fina capa de grasa que lo protege del roce. La flexibilidad es muy importante, hilos demasiados rígidos no son buenos porque no reparten bien la fuerza y sobre todo en distancias cortas no son capaces de amortiguar una huida, ocasionando una ruptura del hilo o que el pez se desgarre la boca en su afán de huida. Los hilos demasiado flexibles tampoco son recomendables, aunque repartan bien la fuerza y nos permitan amortiguar la huida, le dan demasiada libertad al pez y en caso de tener que forzar un pez a coger una dirección determinada para evitar que nade hacia un obstáculo, nos dará la impresión de estar pescando con chicle. Otro factor a tener en cuenta es la memoria, o dicho de otra manera la tendencia del hilo a volver a su forma original en la bobina, esto trae muchos disgustos a los pescadores, porque al destensarse el hilo se enrolla y forma los tan odiados ovillos en el carrete o en la punta de la caña.

El hilo trenzado

Utilizar este tipo de hilo o no, le ha dado mucho que pensar a mas de un pescador. Tiene varias cosas que hablan a su favor pero sus aspectos negativos tampoco hay que olvidarlos. Muchos pescadores piensan que por su gran resistencia les va a facilitar pescar grandes peces, pero no es del todo correcto este planteamiento. Es verdad que la resistencia es un factor muy importante, pero normalmente va relacionado con la flexibilidad, los hilos trenzados en su gran mayoría son muy rígidos por lo cual no amortiguan las huidas esto se puede traducir en perdida de piezas por desgarramientos del labio, recomendamos el uso de cañas no muy rígidas para contra restar esta deficiencia. El hilo trenzado es mas resistente al roce que el monofilamento pero también se parte cuando estando bajo tensión roza con el canto de una piedra. En zonas con grandes obstáculos como piedras o árboles sumergidos no nos va a ayudar porque el pez igualmente se enganchara con el obstáculo y encima no podremos recuperar el hilo desde la orilla estirando hasta que el hilo se parta, si no tendremos que cortar muchos metros de hilo desde la orilla. Ahora estaréis pensando para que utilizar este hilo si no tiene ventajas??? La contestación es fácil, el trenzado es ideal para pescar en zonas con obstáculos poco resistentes como carrizo, matorrales sumergidos y cañas que cederán fácilmente a un hilo tan resistente. El uso del hilo trenzado se hará imprescindible cuando nos encontremos pescando en fondo con muchas algas. El pez en su huida le gusta buscar zonas de algas espesas, si utilizáramos un monofilamento el pez según va avanzando ira arrastrando consigo todas las algas del fondo, a veces varios kilos pueden ir detrás del pez, cuando nosotros intentamos recoger el hilo nos encontramos que un montón de algas se han convertido en un obstáculo y cuando estiramos del hilo, en vez de cortar las algas acaba partiéndose. En cambio el hilo trenzado por su resistencia y por su textura, cuando esta en tensión actúa como si fuera un cuchilla, cortando las algas con facilidad.

LAS CAÑAS

Las cañas utilizadas para esta modalidad de pesca no deben ser excesivamente largas para permitirnos pescar en lugares donde no haya mucho espacio, como por ejemplo entre árboles o juncos. Al mismo tiempo tienen que tener la longitud necesaria para realizar un buen lance, para poder pasar por encima de un obstáculo como unas cañas y para poder mantener la carpa levantada del fondo. Las cañas comercializadas para esta pesca suelen medir entre 360 metros y 390 metros. Se pueden encontrar cañas de dos o tres tramos, pero nosotros aconsejamos las de dos tramos, porque son mas resistentes y reparten mejor la fuerza cuando estamos luchando con el pez. La mayoría de estas cañas suelen ser de fibra de carbono y generalmente llevan incorporadas 7 o 9 anillas. Las anillas son de ceramica y las mas cotizadas son las de la marca SIC o FUJI. La resistencia de las cañas puede variar mucho, según donde vayamos a pescar deberemos utilizar un tipo u otro. Se pueden encontrar cañas ligueras de 2 lbs hasta las mas robustas de 5 lbs. Como la mayoría de nosotros no puede permitirse tener varias cañas de diferentes resistencias aconsejamos el uso de cañas de al menos 2 ¾ de lbs hasta 3 ½ lbs, con estas últimas podemos estar a la altura de todas las circunstancias. Un tema importante a la hora de comprar unas cañas es la acción. Llamamos acción a la forma en la que se reparte el peso o el esfuerzo sobre la caña a la hora de lanzar o de combatir con el pez. Podemos encontrar cañas de acción parabólica, donde se reparte la fuerza a través de toda la caña, podemos comprobarlo fácilmente basta con poner un peso al final de la línea y levantar, la caña se quedara doblada completamente en forma de arco. El otro tipo de caña se denomina de acción en punta, como dice el nombre la punta de la caña es la que tiene mayor flexibilidad y el resto de la caña es mas rígida, haciendo la prueba del peso veremos claramente lo explicado. A la hora de elegir nuestras cañas debemos tener en cuenta ambas características la acción y la resistencia. Por regla general para realizar lances a distancia nos será al principio mas fácil hacerlo con una caña de poca resistencia y acción en punta porque su flexibilidad nos permitirá aprovechar mas el impulso del lance.

Para pescadores mas experimentados y con buena técnica, una caña con mayor resistencia y acción parabólica, aunque parezca muy rígida le permitirá hacer lances espectaculares. A la hora de pescar una pieza grande, debemos de tener en cuenta que con una caña de poca resistencia nos costara mas acercar el pez hasta la orilla, en cambio con una caña con mucha resistencia nos será mas fácil, pero tendremos el inconveniente de que al ser mas resistente es mas rígida y amortigua peor las envestidas, sobre todo si la pieza se encuentra cerca de la orilla. En cuanto a la acción es mas cuestión del gusto de cada uno, aunque particularmente prefiero la acción parabólica. Caña TPX de 3.5 lbs de JRC

 

LOS CARRETES

En la pesca tradicional es habitual hacer uso de grandes carretes como los que se utilizan en la práctica del surfcasting. Estos carretes llevan un único freno, según deseemos que salga el hilo del carrete apretaremos mas o menos el freno. Cuando estamos a la espera de una picada el freno esta completamente aflojado para que el hilo salga con facilidad. En el momento de la picada, levantaremos la caña para dar un cachete y clavar la pieza, al mismo tiempo debemos sujetar la bobina con la mano para que no salga hilo. Si hemos conseguido clavar la carpa, hay que poner rápidamente el freno, para ello deberemos soltar un instante la bobina. Si la carpa se encuentra estirando fuertemente y el hilo esta muy tenso en el instante que nosotros soltamos la bobina, el hilo saldrá mas rápido de lo que el pez esta pidiendo hilo, se nos hará un ovillo tan grande de hilo a la altura del carrete que no podremos continuar recogiendo. El carrete tradicional puede tener otro inconveniente, como tenemos que ajustarlo mientras estamos sacando la pieza podemos apretar el freno demasiado y si tenemos el pez a pocos metros de la orilla y en un ultimo intento por liberarse hace una huida violenta, el hilo bajo tanta tensión puede partirse o desclavarse el pez. El carrete utilizado en el carpfishing se le llama Baitrunner o carrete de doble freno. Este tipo de carrete lleva incorporado un doble freno, el primero para ajustar la salida de hilo en la posición de espera de picada. El segundo freno denominado freno de combate se activara cuando demos la primera vuelta a la manivela del carrete. Este freno se ha de ajustar antes de comenzar a pescar, se regulara de tal manera que a partir de cierta fuerza ejercida sobre el hilo, automáticamente comience a ceder hilo. De esta manera evitaremos que el hilo tenga que soportar demasiada fuerza y se rompa. Los carretes mas utilizados son el SHIMANO AERO GT8010, SHIMANO BIG BAITRUNNER XL


Aviso legal | Política de privacidad | Mapa del sitio
Kike Espi © 2012 • Política de privacidad